Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Registro de Nombres
Miér Ene 04, 2012 2:17 pm por Tayri Lemoine

» Firmas & Avatar´s
Sáb Mayo 28, 2011 10:13 pm por Baptiste Petrovk

» Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)
Jue Ene 20, 2011 11:32 pm por Yoru Blackwood

» Visitando la Playa (Jenedier)
Lun Ene 17, 2011 12:49 am por Ana Winchester

» ¿Roleas conmigo?
Jue Ene 13, 2011 9:52 am por Danisha L. Rose

» De pesadilla a sueño~Danisha Lanah Rose~
Miér Ene 12, 2011 5:41 am por Danisha L. Rose

» Other Night (privado)
Dom Dic 26, 2010 12:49 am por Aaron Smith

» ~Nunca pense que iba a conocerte....~ (Edward)
Sáb Dic 25, 2010 10:47 pm por Innaris A. Vandergood

» 18 Mayo, después de un largo día. ¿Qué más me puede suceder? (Brisa *__*)
Mar Dic 21, 2010 5:11 pm por Hiiragi Ren

» Inaugurando los talleres llega el terror de las chicas ;)
Vie Dic 17, 2010 9:43 pm por Zaiden M. Lostern

» ... - Aricia Astrolus Giliari - ...
Vie Dic 17, 2010 9:36 pm por Aricia Giliari

» Registro de Avatares
Vie Dic 17, 2010 9:00 pm por Gissela M. Rose

» 16 de mayo [Hideaki]
Dom Dic 12, 2010 1:19 am por Soma Hideaki

» ¿Que estas haciendo?
Jue Dic 09, 2010 7:40 pm por Tiziri Astrolus

» Nuevamente negocios (Iori)
Miér Dic 08, 2010 6:52 pm por Zaiden M. Lostern

» Que despierte la noche (cole)
Lun Dic 06, 2010 2:16 am por Gissela M. Rose

» Registro de Apellidos
Jue Dic 02, 2010 5:18 pm por Gissela M. Rose

» Nathan Madariaga
Jue Dic 02, 2010 5:17 pm por Gissela M. Rose

» Di algo del user anterior
Mar Nov 30, 2010 5:07 pm por Brisa A. Fénix C.

» Dile algo al de arriba
Mar Nov 30, 2010 5:05 pm por Brisa A. Fénix C.

Estacion


Image and video hosting by TinyPic
Creative Commons License
Copyright Terre Mauditte Rol
Todo el contenido de este foro Es totalmente Exclusivo Por Lo mismo cualquier tipo de: Copia, Plagio o difamación. Seran denunciadas a Foroactivo. ¡ Sin previo aviso ! Att: Staff

Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Terre Maudite :: Paises :: Asia :: Japón :: Tokyo

Ir abajo

Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Amano Haruka el Mar Nov 02, 2010 1:10 am

Siempre y cuando menos lo esperemos podemos volver a encontrarnos con personas que creíamos olvidadas. No obstante, eso no significa que sean desagradable, solo que en ciertos momentos de nuestra vida donde creíamos que seria imposible que pasara... pero paso.

El día había pasado rápido y con muchos problemas (Tantos que realmente creía que no iba a haber concierto) el primero de los accidentes que me había hecho perder los nervios como al resto del grupo, eran los instrumentos, los cuales no habían llegado hasta casi media mañana. Por lo cual no había forma de ensayar. Luego estaban los constantes gritos de Erika totalmente resignada e indignada cuando le gritaba a todo pulmón por el móvil al pobre encargado de transportarlo. En ese momento me compadecí de él por tener que recibir toda la ira acumulada de esta mujer. Pero todo aquel que no se hacia responsable de sus responsabilidades es lo que realmente se merecía, ya que no había vuelta de hojas para después.

Luego estaba una pequeña bronca que habíamos vivido dentro del grupo con dos miembros del grupo. Por un instante pensé que no íbamos a dar el concierto. Para que iba a mentir. Pero el momento paso y todo pudo seguir su acontecimiento normal, pudiendo así quedarme tranquilo hasta la hora del concierto.

Que ya era hora por cierto.

Todo el escenario se puso de repente a oscuras, enfocando las serpeteantes luces hacia todos los fans que empezaron a gritar desesperados, repitiendo una y otra vez el nombre de “Haruka”. Lo cierto era que me alegraba mucho que se supieran con tanto afán mi nombre, como si aquellas palabras por arte de magia fueran a hacer que saliera antes de tiempo. Pero no podía hacerlo aunque tuviera todas las ganas del mundo, por que todo estaba estudiado de tal manera que los primeros que debían salir eran el resto de los miembros del grupo que me acompañaba y luego, después de varios minutos en los cuales se habían llegado a presentar al publico, era mi hora. Era el momento de la verdad donde me acabaría presentando delante de toda aquella multitud. De repente la música sonó, empezaron al unisono los gritos de aquellos muchachos y las guitarras eléctricas de mis compañeros, que seguían animando a toda aquella oleada de personas.
Entonces aparecí por un extremo del escenario mientras comenzaba a cantar las primeras notas de aquella animada canción.


-El asustado cielo sostiene a la loca luna prisionera con ambas manos hasta que mi voz te llegue, no permitiré siquiera la vista al amanecer.

Todas tus palabras son...

Todas tus acciones son...

Para mi, estas son aun demasiado fugaces...




Terminando de cantar mi parte de la canción iniciaron una especie de linchamiento provocado por la adrenalina y el calor del ambiente. El solo imaginarme estar ahí abajo debía ser agotador y agobiante, estando rodeando de tantas personas que no se conocían las unas con las otras. Tan solo acompañados de dos o tres por grupo, como se solía hacer en una cola para un concierto.

Luego de esto estaba la entrega de premios, que según entendí y gracias a que Erika había hablando con uno de los representantes de dicho concurso, el acto se haría en un hotel bastante alejado de la sala donde estaba dando el concierto en esos momentos. En ella estaríamos los presentes de la gira, mas Erika y que otro representante que se hacía cargo de los discos. Aparte de eso nadie más que conociera, tan solo desconocidos y sus acompañantes. Que hablando de dicho ejemplo la verdad es que había invitado a Yoru, pero no había recibido ninguna clase de respuesta por su parte. Ni siquiera un mensaje excusándose.




El concierto termino a las dos horas aproximadamente y ya habíamos salido de la sala, todo esto después de una buena despedida en la cual decidimos complacer al publico con una canción que no habían dejado de repetir.


-¡VANILLA! ¡VANILLA! VANILLA! VANILLAAA!!

Luego de darle el gusto y haber cantado una de mis viejas canciones del álbum anterior, fue entonces cuando salimos por la puerta de atrás. bueno, en realidad el único que había salido por ahí había sido yo y Erika. Los demás habían decidido coger la puerta grande.
avatar
Amano Haruka

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Yoru Blackwood el Mar Nov 02, 2010 1:24 am

Los sucesos dentro de la vida no siempre son definibles omás bien predecibles, por ello las ansiedades e indecisiones predominan enmuchos de los actos de las personas. Cada persona debía aprender a enfrentaresos sucesos de una manera u otra, después de todo no se podía ir en contra delas fuerzas internas por siempre.

Las últimas semanas en la vida del joven licántropohabían sido… un vaivén de situaciones intensas. Todo había iniciado con aqueldía donde Haru se había ido de su casa por culpa de la manda… de verdad quedetestaba a esos tipos. Luego de algunos días de indecisión de llamarlo y verque sucedía no había estado seguro de irrumpir en su vida de cualquier modo élya había logrado su objetivo de poder controlarse en su forma lobuna aunquehabían quedado algunas cosas sin hablar… pero no tenía derecho a interferir deningún modo, a pesar, bueno de todo. Se había enfocado en las labores de launiversidad, después de todo era su ultimo año y debía empezar a trabajar en suproyecto de tesis, así que sus noches de trabajo en vela era acompañado por lascanciones de esa voz que le gustaba tanto.

Cuando llegó por correo una entrada al siguienteconcierto de Haruka no supo como tomárselo, la situación era poco más quecompleja para el más joven, pero seguía en sus conflictos, no había mucha másexplicación dentro de aquel sobre, a pesar de que aún tenía ese numero de móvilen el suyo. Allí había tenido aquella entrada en su escritorio por variassemanas, de hecho ni siquiera le había respondido a Maya cuando esta se diocuenta de la existencia de aquel trocito de papel. Era como un fantasmaconstante que atraía su mirada cuando se encontraba en la habitación.

En la mañana de aquel día clave finalmente se decidió,era una oportunidad de tal ve poder ver al cantante, aunque nada le asegurabaque pudiera acercársele, podría disfrutar de su música y tratar de llegar aalguna conclusión finalmente. Así que avisado que esa noche tenía planes yclaro ambas mujeres de su casa no tardaron en hacer fiesta por eso ¿acaso seveía tan mal que eso les alegraba? Bueno suponía que en caso de su hermana eramás que nada la posibilidad de experimentar con su aspecto.

Un par de horas antes de que todo aquel recital dierainicio salió vestido con unos pantalones ajustados negros y botas cortas delmismo color con cordones. En su torso una camiseta blanca, casi muy ajustada, yuna especie de grille blanco también pero que cerraba en frente con unoscordones negros. También estaban sus usuales accesorios unas pulseras en susmuñecas. Un cambio había sido en si que, Maya le había vuelto a cambiar elcolor de cabello (la manía que tenía su hermanita… aunque él mismo también selo permitiera) dejándolo más oscuro en un tono castaño.

De todas maneras en su trayecto en motocicleta por lacarretera y luego por las calles de la ciudad fue bastante breve en supercepción, aunque nada se comparaba con correr en su forma lobuna. Ya en el“Tokyo Dome” pudo ver las filas interminables ara la entrada, por fortuna suentrada era VIP así que no fue tanto el caos, pero en el trayecto estar rodeadode tantos y tantas fans enloquecidos le hacía notar algunas diferencias. Detodos modos en cuanto inició la música sólo se dedicó a disfrutar y cantar esascanciones mientras sus ojos captaban aquella figura que había conocido más…íntimamente. Una tras otra las canciones lo llenaban de sensaciones hasta queel grupo regresó para un ultimo regalo, pero allí una idea surgió en su mente ypresionó cierto objeto que tenía en el bolsillo.

Traspaso las gradas hasta llegar a las afueras delrecinto y con su grácil movimiento pudo llegar hasta la entrada trasera,suponía que allí lo podría encontrar aunque fuera brevemente. Saltarse la bardaen el más absoluto silencio cuando el guardia se había alejado y le daba laespalda, mismo instante en que la cámara de vigilancia había girado dándole unhueco de unos segundos… había sido más fácil de lo que había esperado. Suinstinto lo guió por losestacionamientos hasta que a unos metros distinguió a quien estaba buscando.

Había lanzado con precisión única de su raza un pequeñoobjeto el cual estaba seguro que el cantante lo podría tomar en el aire. Lesonrió amplio guardando unos segundos de silencio. El objeto había sido uncolgante enrollado en un cordel negro trenzado de muy buena calidad y que teníaen el extremo la forma de un colmillo.

- Sólo venía a felicitarte– comenzó a decir de manera vaga después de todo estaba presente la manager delcantante – ya sabes por todo en realidad, –prosiguió manteniendo la distancia de un par de metros en tanto se encogía dehombros – por cierto lo de allá dentro –señaló con la cabeza la dirección que desde aquella salida tenía el escenario –fue increíble.
avatar
Yoru Blackwood

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Amano Haruka el Mar Nov 02, 2010 1:26 am

Cuando se a cumplido finalmente nuestro sueño y ya no nos queda nada por lo que luchar. ¿Qué hacemos? ¿Nos rendimos o intentamos buscarnos otro que nos devuelva la ilusión?

Por propia naturaleza e instinto siempre encontraremos un camino por el cual seguir, aunque nos encontremos cansados y no podamos más con nuestra propia alma. Siempre acabaremos luchando por nuestra propia felicidad aunque realmente no sepamos cual es...

-¡Habéis estado fabulosos! ¡¿Te diste cuenta como gritaban desesperadamente tu nombre?!Exclamó Erika llena de alegría por el esplendido trabajo que había conseguido ella y los chicos, a pesar de todos los problemas que habían surgido a ultima hora.-Y no solo eso... no quise decírtelo para preocuparte. ¿Pero tienes una remota idea de cuantas entradas acabaron vendiéndose en el periodo de una hora? ¡Doscientas entrada más! ¡Haruka! ¡Vendimos mil entradas en tu concierto!Gritó Erika muy contenta mientras se agarraba al brazo de su representado.

-Algo me intuía por qué observé en la sala más gente de la que me esperaba realmente. Un poco más y no cabemos ahí dentro ni siquiera nosotros mismos. Solté mientras traspasaba la puerta trasera del local y acabamos los dos en un callejón. En el exterior todo permanecía a oscuras, solamente un par de farolas colocadas en una de las paredes a varios metros la una de la otra, eran las únicas luces que existía. -No te voy a mentir que por un momento pensé que no lo íbamos a lograr, que ni siquiera tendríamos la oportunidad de tocar debido a todos los problemas que se estaban presentando. Mencioné en aquel momento que todo se había calmado, relajándome a medida que el tiempo iba pasando.

-¿Pero no lo conseguiste? ¿Acaso no se celebro al final el concierto? Pues no le des tantas vueltas a cosas que ya pasaron. ¡Alegra esa cara hombre! ¿Qué alegrara la cara? Pues claro que me alegraba, estaba feliz de ver que tanta gente había venido a mi concierto para verme y escucharme. Sin embargo, entre aquella multitud no se encontraba a la persona que estaba buscando. No había sido capaz de visualizar entre toda esa gente el rostro de aquel licántropo que se hacia llamar Blackwood Yoru.

¿Acaso no había ido al concierto?


-Pues no lo pareces, parecieras que se hubiera muerto alguien...Soltó de golpe mientras seguíamos caminando a paso lento, en ese trascurso donde estábamos hablando noté que algo venía volando hacia mi dirección. Por lo que lo cogí casi sin darme cuenta y abriendo la mano, contemplé que se trataba de un colgante de un colmillo y una cuerda de cuero de negra acompañándola.

¿Qué era? Levantando mis pupilas de aquel colgante los fui a fijar en aquella figura que me encontré de frente que ya conocía, hecho incluso que había pensando en ella mientras estaba dando el concierto; era Yoru, aquel jovencito se encontraba en aquel momento frente a mis propios ojos, parado y felicitándome abiertamente por el buen trabajo que habíamos hecho todos.


-¡Yoru! Vaya, me sorprendiste... no pensaba que hubieras venido al final. Como no te vi entre el publico... Dije en aquel momento que aparecía en mi rostro una pequeña sonrisa. Dándose cuenta de mi repentino cambio de actitud Erika, ésta me apretó el brazo con mayor fuerza.

-Gracias por el cumplido Yoru.Agradecido por su alago asentí con el típico saludo japones.

La verdad es que ya que había venido al centro de Tokyo y encima había visitado la sala del concierto, era una buena oportunidad para entablar una conversación con él. Para saber que había sido de su vida en ese tiempo que habíamos estados separados cuando me fui tan de repente de la familia Blackwood.


-Vayámonos ya Haru, ya sabes que nos estarán esperando para la cena y la fiesta, así date prisa...Dijo de pronto Erika mientras se pegaba aun más al cantante. Luego continuo hablando secamente mientras dirigía su mirada hacia la dirección de aquel jovencito de aspecto japones.-Lo siento niño, pero no nos coges en un buen momento la verdad. Así que si no te importa tenemos que irnos. Después de que dijera eso tiro de mi brazo para que la siguiera, cosa que no hice, en su lugar me quedé allí plantado mientras seguía teniendo toda mi atención en aquel licántropo.-¿Haru?

-Erika... ¿No podría seguir tú hacia delante con los demás chicos? Si corres podrás alcanzarlos, no creo que se hayan ido todavía. Erika abrió sus parpados de golpe mientras me observaba, quieta, no creyéndose lo que estaba escuchando. -¡¿Qué?! ¿Estás de coña verdad?Saltó de golpe a la defensiva cuando pudo reaccionar, soltándose de inmediato de mi brazo. Algo que agradecí en realidad, por que si no lo hacia ella, lo haría yo mismo un instante después.

-No lo estoy, voy a ir por otro lado y no puedes venir. Ademas, quiero hablar con este joven. Alejándome de donde se encontraba Erika me acerqué a yoru para cogerle del brazo y comenzar a tirar de él hacia el coche que se encontraba aparcado en el otro lado de la calle, entre las penumbras.

-¡Har...! ¡Cómo me hagas esto me las pagaras! ¡¡Te lo aseguro!!Al darse cuenta de que no podía gritar aquel nombre más de lo debido se tapo la boca, nunca se sabia si habría algún fan por ahí cerca, si era así se podría liar una verdadera buena. Algo que no deseaba ni yo ni ninguno de los presentes.

Había dejado tirando a mi representante...


-Vamos Yoru... ¿Tienes planes para esta noche?Pregunté esperando que me dijera directamente y abiertamente que no, de que podría venir a aquella fiesta a la cual me encontraba invitado y a la que me iba a aburrir como una ostra si no llevaba a nadie de mi agrado. Todos los presentes que se encontraban en ese tipo de fiestas siempre eran unos enteradillos del mundillo de la música y unos lame culos. ¡No tenía ni pajarera idea de lo que era mi verdadero mundo! Solo eran capaz de mirar lo que me rodeaba de puertas para afuera y de cuanto lujo disponía. Llegando al coche lo rodee, abriendo la puerta del conducto cuando le di al manillar de ésta. Entrando dentro cerré mi puerta y encendí el motor en cuanto apreté el botón de “On”-Tengo que presentarme en una fiesta donde habrá muchos famosos, la mayoría unos verdaderos gilipollas... ¿Vendrías conmigo?
avatar
Amano Haruka

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Yoru Blackwood el Mar Nov 02, 2010 1:27 am

A veces las aprensiones puedenparecer útiles e incluso necesarias, pero eso no significaba que siempre seríaasí, había ocasiones en que estas no eran más que un estorbo en el camino. Cadapersona debía aprender a diferenciarlas.

Lentamente pudo ver elmovimiento de aquellos ojos que se encontraron con los suyos y eso basto. Enparte era estúpido darse cuenta de que sólo verse así hacía que tirara por laborda todas las ideas cautas que lo habían mantenido a esa distancia. A pesarde que no supiera el trasfondo real de lo que sucedía, ya que no deseaba sermuy optimista en realidad, había una comprensión intima entre ellos, diferentea la que pudiera suceder con cualquier otra persona. Le alegro saber que almenos el cantante lo había buscado con la mirada durante el concierto, de hecholo hacía bastante, muy, feliz.

- Notienes porque agradecer – comentó con su afable sonrisa omitiendoolímpicamente a la manager de Haru – Fue un gran espectáculo el de allí dentro,los tenías a todos comiendo de tu mano.

Definitivamente era como siesas cansadas semanas no hubieran sido tan desalentadoras, ni como si lapartida de aquel hombre hubiera sido tan brusca. En eso estaba cuando sintióaquella voz femenina que trataba de llamar la atención con poco éxito, así quecuando se fijo en aquella mujer, pues decir que el licano se sorprendió fuepoco. Alzo las cejas algo divertido al ser tratado como un crio, pero le eraentre extraño y algo… incómodo, por lo que observaba ella se quería marchar atoda prisa, pero Haru no. Más aún cuando escucho las palabras del otrolicántropo su sonrisa se hizo más pronunciada y luminosa… se sacudiómentalmente estaba actuando como un bobo.

Se recompuso lo mejor posibleya que sentía la mirada de odio de aquella mujer sobre si y no era algo muyhalagador precisamente. Por otra parte si Haru deseaba hablar de modo que otrosno escucharan debía ser por lo que había sucedido en la residencia Blackwood.Por su parte deseaba decirle que lo que había hecho había sido innecesario yque no había sido lo mejor para mantener la tranquilidad en su casa.

En ese momento el mayor se lehabía acercado de modo que lo guió de manera que hubiera sido desprevenida sinohubiera sido un licántropo, pero claro siendo él podría haber esquivado eseagarre de haber querido realmente.

- Estafuriosa – señaló el hecho más obvio de todos, aunque siguió caminando endirección al automóvil del cantante, al menos había dejado su motocicleta en unestacionamiento privado, - Pues nada más luego detu concierto en realidad – respondió viendo de soslayo a la mujer queparecía hecha una furia tras de ellos. Subió al vehículo en cuanto la puerta lefue abierta para seguir viendo la figura de indignación que allí se encontraba,de todas maneras no tenía tiempo para preocuparse- Noes tan guapa como dicen – comentó para si mismo antes de que Haruentrara y tomara asiento – Pues si puedo ircontigo, - le respondió con calma antes de sonreír divertido- aunque de seguro te van a preguntar porque llevas a untipo extraño. Pero creo que no tengo dilema con ello tratare de pasardesapercibido, así que no te causare problemas – concluyó mientrasmiraba como avanzaban en aquel camino.

Mantuvosu mirada fija en el exterior unos segundos recordando el modo en que se habíanconocido y eso le hizo que sonriera.

- No debiste irte de esa manera en esa ocasión, no eranecesario – dijo mientras se volteaba a ver el perfil del cantante - ¿Era de eso de lo que querías hablar? Como sea, antes note lo pude decir abiertamente, el colgante es un regalo por haber dominado tuotra forma, mí abuelo me dio uno muy parecido cuando lo logre y me pareció quetú también te lo merecías. Es sólo un pequeño símbolo de tu naturaleza, que teacompañara. – Agregó antes de encogerse de hombros – No pudiste elegir “lo que eres”, pero elegiste llevarlocon responsabilidad – concluyó en un tono casi místico.

Lo queocurría en ese momento estaba completamente alejado de los hechos de hacía unosminutos o de la fiesta a la que se dirigía, era un paréntesis en la vida dondela “realidad” por más extraña que fuera se hacía presente, de modo no trágico omolesto, sino que simplemente “era”.
avatar
Yoru Blackwood

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Amano Haruka el Mar Nov 02, 2010 1:29 am

Normalmente la mayoría de las personas nos volvemos materialistas cuando poseemos más ingresos de la cuenta. Por lo que no echamos cuenta en la verdadera importancia que tiene un regalo. Solamente algunos poseen ese sentimiento especial, aquellas que son capaces de ver más allá de lo material y aprecian de puro corazón lo que es un regalo que en realidad apenas a costado unos miseros dolares.

Ladeando mi rostro hacia un lado amplié la sonrisa casi sin darme cuenta, el propio hecho en si era que aquel jovensuelo se mostraba amistoso y alegre, como si mis propias palabras hubieran surgido efecto de inmediato en él. -Si tengo que agradecerlo... Comenté alegremente mientras mis ojos seguían fijos en aquellos que hacía tanto tiempo que no observaba.-Todo lo que opines y digas en este momento, lo escucharé encantado. Me gusta tener una opinión subjetiva de alguien que no pertenece a este mundillo, por que se puede mostrar neutral con el tema en si.

Cada una de las palabras que estaba diciendo en aquel momento tenía en cierta manera reflejada una verdad, ya que para la opinión de un buen músico significaba mucho los conceptos de otros de su mismo campo. No obstante, también había que echarle algo de cuenta a las criticas o consejo de el mismo publico, pues después de componer y grabarlo, serían ellos mismo quienes lo comprarían.

Dirigiendo mi mirada hacia atrás durante unos segundos me di cuenta de como indignada y cabreada se había quedado Erika. Allí parada, mirando hacia nosotros mientras intentaba llamar con su propio celular a alguien. A los pocos segundos escuché como sonaba el tono de mi móvil. ¿Me estaba llamando. ?¿Se creía que iba a cogérselo? Si pensaba de esa forma, desde luego que equivocada estaba.


-Ya se calmara, tu deja que se tome un par de copas y veras como estarás mucho más relajada y feliz. Aguanta poquísimo con la bebida.

Escuchando que no tenía ningún plan después del concierto salí del aparcamiento, metiéndome rápidamente entre las oscuras callejuelas en zigzag hasta que giré a la izquierda en la ultima esquina. Siguiendo todo resto por la avenida acabamos en una una enorme plaza, la que rodeamos y salimos por la segunda salida. Pronto llegaríamos.-La verdad es que me importa bien poco lo que piensen y digan, como del mismo modo tampoco quiero que te quedes por ahí apartando para que no se percaten de que vienes conmigo. Aclaré con una voz seria mientras seguía mirando hacia la carretera, aunque echándole un rápido vistazo de reojo de vez en cuando. Cambiando de marcha a segunda paré el automóvil en cuanto un semáforo se puso en rojo, en ese transcurso estaban pasando por el paso de cebra varias personas, por lo que lo deje en punto muerto.-Así que no se te ocurra ni siquiera pensarlo por un instante.

-En realidad también incumbe esa parte y ya que lo dices; claro que sé que podría haberme quedado un mayor tiempo. Lo que pasa es que no deseaba causarte aun más problemas de lo que te había causado ya, se perfectamente cuando es mejor abandonar una batalla que se considera perdida.
El haberme quedado más tiempo de lo debido hubiera puesto en compromiso a la familia Blackwood y al propio Yoru. Y la verdad es que no deseaba otro encuentro como aquel en el bosque.
-El regalo es muy significativo, no esperaba que me fueras a regalar algo por el entrenamiento. ¿Tú también llevas otro?

Dije algo sorprendido por ese regalo que no me esperaba, con el simple hecho de que hubiese ido al concierto lo consideraba como si fuera un enorme regalo. Metiendo la primera de las marchas el coche salio disparado, cruzando el paso de cebra hasta que giro a la derecha, a varios kilómetros de distancia ya se estaba viendo el edificio donde planeaban hacer la fiesta. -Ya vamos a llegar ya... Anuncié en el momento que metía el coche bajo unas columnas y aparcaba en la puerta, donde permanecía mucha personas esperando a que llegaran los famosos, solo que éstos se encontraban detrás de una barandilla y varios guardias estaban pendiente de que no se formaran ningún líos. ¿Te importa que sigamos la conversación en otro momento? Si lo deseas, podemos continuar hablando cuando termine la fiesta. O al menos cuando haya hablado con varios grupos de personas importante.

Sin siquiera oír su respuesta abrí la puerta de automóvil y salí al exterior, escuchando los gritos de la gente en cuanto me vieron. Rodeando el automóvil llegue a la zona peatonal, donde estaba colocada una alfombra roja a todo lo largo. Cruzándola finalmente llegamos a la entrada, que estaba vigilada por dos hombres vestidos de chaqueta negra. Por las pintas que tenían juraría que eran guardaespaldas. En cuanto pasamos las enormes puertas de cristal nos encontramos de frente con un pasillo que cruzamos, encontrándonos a continuación un enorme salón con una ambientación gramurosa. De hecho, demasiado para mi gusto. Aunque había que admitir que el color rojo y negro, junto a las luces hacían un juego bastante interesante en la sala.

-¿Me llevo vuestros abrigos o chaquetas señores?.Dijo una voz a mi espalda que hizo que me girara para mirarla. Clavando mis ojos en ella me di cuenta de que se trataba de una hermosa joven que se dedicaba a recoger las prendas inservibles en ese momento. Debía de ser algún tipo de guardarropas o algo. -Claro, gracias... Quitándome el abrigo negro que llevaba puesto se lo entregué rápidamente a aquella chica, ya que en el interior no me haría falta.



-Me dijeron donde iba a ser, pero no me imagine en ningún momento que iba a ser así... Dije levantando la vista para pasearla por toda la sala, en ella ya se encontraba varios grupos de personas, de las cuales; conocía a su mayoría. Claro, solamente de pasada o de verlas en los anuncios o revistas. No tenía el gusto o la mala suerte de haber hablado con ellos en persona. Pasando por el medio de la sala me fui directo hacia uno de los dos camareros para coger dos copas de champan. Luego me giré hacia Yoru y le entregué una en cuanto nuestras distancias se acortaron. -Lo cierto es que cogí estas copas sin siquiera pensarlo. ¿Tú bebes? Si no es así, puedo pedir otra clase de beb...

-¡TU!.

No me jodas... ¡¿Ya llegaron?!Pensé para mi interior mientras veía como aparecían detrás de Erika los demás miembros del grupo. Mi suerte había acabado en ese instante y lo sabía mejor que nadie. Adiós tranquilidad.

En la mitad de sala se escuchó un grito que hizo que me girara hacia ella mirándola del mismo modo que los demás, en aquella expresión había de todo menos miedo: Ira, rabia, resignación... todo fruto de un sentimiento que existía y que ninguno de los dos, Erika y yo, queríamos afrontar. Primero, ella sabía lo que había en realidad y por mi parte, prefería hacerme el tonto antes de aclararlo. ¿Para qué iba a hacerlo, si en realidad solamente lograría destrozarle el corazón? ¿Qué se puede conseguir de una situación semejante si no desgracias y sufrimiento? Cuando existe un sentimiento de amor entre dos personas y, una de ellas no siente lo mismo, todo acaba terminándose y al final, aunque se luché con todas nuestras fuerzas; esa amistad se acaba perdiendo.
avatar
Amano Haruka

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Yoru Blackwood el Mar Nov 02, 2010 1:35 am

Las diferencias y las semejanzas hacen que las personas se atraigan y se repelan,no es sólo “química” entre los individuos también es “física” como el conocidomagnetismo. Las combinaciones pueden servariadas así que las reacciones frente a unas u otras personas pueden sermúltiples. Cada encuentro provoca diferentes opciones así que nunca podremosestar seguros de cómo va a ser una situación donde hay muchas personas involucradas.

- Es raro que pienses que puedo darte una respuesta neutraldesde un punto de vista subjetivo, mucho más si tenemos en cuenta que teconozco – respondió consciente de que Haru aún estaba pendiente de sumanager, era inevitable, estaba dejando a la chica allí abandonadaprácticamente- Vaya Haru que tranquilidad me da eso– rió con leve ironía al escucharle el comentario sobre su manager.

Elautomóvil avanzaba en el camino hacia aquella fiesta a la que irían, si nofuera porque antes había asistido a fiestas adineradas se sentiría tan tranquilo.La gran diferencia en esa ocasión era que antes había asistido con su madre porlas típicas fiestas de empresarios donde era un tipo de selva diferente. A laque iban en ese momento probablemente sería de una complejidad diferente, peroya se las apañaría.

- Pues no lo voy a hacer, – negó con rotundidad si lo hiciera sería muy sospechoso y resaltaría, asíque calma, tratare simplemente de mezclarme un poco con el ambiente, aunqueclaro si estoy mucho contigo atraeremos mucho la atención.

Laconversación cambio hacia aquella situación sucedida en su hogar, Yoru mirabacon una sonrisa condescendiente al mayor, entendía su motivación, perorealmente no había modo de saber si eso había sido lo mejor. Aunque lasiguiente pregunta le hizo reaccionar alejándolo del recuerdo de un malmomento. Rebuscó en el bolsillo de su bolero un celular cristal N68, quellevaba un accesorio muy similar al colgante de Haru.

- Lo modifique, no quería que al entrar en fase se rompierala correa y lo perdiera. Ya te dije es un símbolo. – dijo antes devolver a guardarlo en su bolsillo.

Asintióa que estaban acercándose al lugar donde habría una prueba diferente, pasar poraquel sitio era algo complejo, tenía una sola aprensión y era no darle la caraa las cámaras fotográficas en ningún instante, sería ago difícil. El joven noiba a dar material de modo alguno, así que respiró profundamente antes de bajardel automóvil. Escuchó los gritos de mucha gente cuando sintió que el propio Harukacerraba su puerta del automóvil. En cuanto vio al cantante cerca caminó con élhacia el interior del edificio con una leve sonrisa de circunstancias y unamirada indiferente sobre su alrededor, asintió ligeramente cuando pasaron a losguardias y su vista apreció la decoración del lugar. Según lo que podía cotejarera una muestra simple de mostrar poder y gusto, quien oficiara la fiestamostraba un fuerte sentido de poder y encanto a su alrededor para mantener elcontrol. De alguna manera era algo que no le extrañaba. Era un escenario dondegente con gran ego debía desenvolverse.

Alllegar a la sala principal una joven salió al encuentro de ambo hombres, peroel menor sólo tenía el bolero y no era necesario quitárselo, de hechoseguramente se vería demasiado informal para ese lugar. Esperó a que Harukaterminara con aquel proceso.

- ¿No te lo imaginaste? – preguntó con interés – Pues aquí esta gente rica y famosa…- comentómientras seguía la mirada de Haru – allí elpresidente de la publicitaria FavGlam… la Idol Yuni Amasaki… el gerente de latelevisora T. Takehiko Inoue – se encogió de hombros, en ese momento elcantante le entregó una copa, miró su bebida con duda antes de negar.

En esosmomentos llegó una voz que le pareció reconocer, bueno no podía despistar elrecuerdo de algo que había escuchado sólo hacia unos diez o veinte minutosatrás. Se estaba llamando la atención más de lo que era necesario así que Yoruoptó por lo que creyó mejor. Le dirigió una fugaz mirada disimulada alcantante, esperando que le siguiera la corriente. Se puso en camino hacia dondeestaban los recién llegados con la mejor sonrisa de niño bueno y encantador quetiene.

- Muy buenas noches, soy Blackwood Yoru un placer –dijo con una inclinación prácticamente diplomática a los presentes, e inclusocon la manager que parecía que no confiaba en él – Toda-sandisculpe lo de hace un momento… fue algo repentino, siento haberle causadomolestias – agregó con una nueva inclinación con la apariencia másconvincente que podía dar y eso era mucho. Volvió a mirar a los miembros de labanda y luego paso “distraídamente” su mirada por el alrededor – Hemos atraído mucho la atención, parece – rió concierto deje de nerviosismo antes de tomar un poco de su copa, de hecho con elloestaba pidiéndole ayuda a quien quisiera brindarla en esos instantes.

Claroque llamaban la atención aunque lentamente las otras personas volvían a losuyo, era mejor moverse de allí, de eso estaba seguro aquel joven.
avatar
Yoru Blackwood

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Amano Haruka el Jue Nov 04, 2010 3:12 am

Desde que nacemos existen dos clases de personas, unas que saben como mediar con un problema y solucionarlo. Y otra, por otra parte, hacerlo pero no encuentra las herramientas adecuadas para ello.

¿En cual debería catalogarme? Si fuera sincero conmigo mismo y con vosotros, diría que la segunda sería mi lugar. Mientras que por otro lado estaba Yoru, siendo tan natural con las cosas y la forma de comportarse, como si realmente le costara en absoluto serlo.

Pero ese no era el caso....

-El que me conozcas o no, no creo que haya afectado a tu criterio y si así fuera, procuraría involucrarme un poco menos contigo. Con una pequeña sonrisa en mi rostro le deje claro que no iba a ser esa mi intención, de que si de verdad quería desaparecer de su vida tendría que se el mismo Yoru el que rompiera toda clase de contacto con él.

Al siguiente comentario le encontré algo de lógica, ya que el mismo licántropo menor estaba refiriéndose al evento con un tono preocupación por el simple hecho de que fuera acompañando por él. Pero poco me importaba lo que dijeran o no de mi vida privada y, aunque me jodiera, sabía perfectamente que si llegaban a sacarme alguna foto con ese chico, a quien al final le acabaría debiendo algo sería a Erika. Pues ella misma sería la que se encargaría de mover todos los hilos para que todas aquellas difamaciones fueran desapareciendo y olvidándose...

Sin embargo, ese era otro tema por el cual no discutiré ahora.

Mirando fijamente el móvil que había sacado de su bolero me percaté de que lo tenía modificado, de ahí que colgara ahora del pequeño aparatito el amuleto con forma de diente. -¿Así que también te regalo un colgante? Mmmm... creo que te copiaré si no te importa, no querría perderlo en verdad. Me gusto esa idea. Si el regalo hubiese sido de otra persona me hubiese importado bien poco el perderlo, de hecho incluso ni me hubiera molestado. En cambio, por una extraña razón sentía esa necesidad de cuidar ese objeto y conservarlo para siempre. Algo que no pegaba para nada con mi personalidad.

Cuando finalmente estábamos dentro y comprobé, que Yoru se estaba adaptando medianamente bien a aquella fiesta, algo que no le resulto difícil puesto se veía muy suelto en esa clase de ambientes. El mismo empezó a indicarme quien era quien y como se llamaban, a que se dedicaban... esa faceta me sorprendió bastante, ya que no me hubiese imaginado en la vida que tuviera esa clase de interés por gentes que se consideraban importante. -Si, claro que me lo imagine... ya eh asistido a varios eventos y entregas, por lo que este lujo lo eh visto antes. Lo que no me imaginaba era que iba a ser de esta manera, tan lujoso y grumuroso.

Después de haber escuchado el comentario de Yoru, éste cogió la copa haciéndome negativa, girándose hacia Erika y los demás; y presentándose a continuación. Esa reacción por su parte la verdad es que no me la esperé, puesto creía que iba a intentar pasar desapercibido para el grupo y el resto de los invitados. Sin embargo, ahí se encontraba, disculpándose frente a Erika mientras ésta le dirigía una mirada extrañada y desconfiada, como si realmente no se acababa de creer aquella palabrería que estaba soltando el otro licántropo.

¿A qué viene todo esto?Pensaba Erika mientras se cruzaba de brazos y alternaba su mirada entre la de Yoru y la mía. -No te preocupes chico, tu no eres el que me a dejado tirada en medio de la carretera, por así decirlo. Si los golpes bajos recibieran alguna clase de efecto, en ese momento estaría sintiendo un por parte de Erika. ¡Y muy doloroso! A continuación salió Yoru con el tema de que se estaba llamando mucho la atención, cosa que deberíamos ser un poco mas discretos ya que la misma Erika parecía estar de acuerdo. No obstante, esa reacción se le estaba viendo forzada sin que ella quisiera aparentarlo, pues empezó a notarsele en el lado izquierdo de su frente la “típica” venita.

-Un placer conocerte Yoru, me parece bien lo que has planteado y estoy de acuerdo contigo. No creo que sea plan de montar un escándalo ahora, por que no es momento y ni lugar tampoco. Dijo Erika en aquel momento en el que se giraba en mi dirección y me clavaba los ojos con furia. -Tú y yo vamos a hablar en cualquier momento, así que ya lo sabes. No te me vas a escapar. Sentencio y acto seguido desapareció entre la multitud para reunirse con los productores de
la discográfica.

-Al fin solos, ¡A beber se a dicho! Gritó Akira animadamente moviendo sus brazos de arriba a abajo, mientras que por otra parte a su lado su compañero Kentaro estaba con una copa ya en su mano. ¿De dónde demonios la había sacado si acababan de llegar? Nunca entendería como lo hacia o cuando, por que jamas me percataba del momento antes de que fuera demasiado tarde.

-Pues ve ya a pillarla, que han pasado por detrás tuya y ni quiera se has dado cuenta. ¡Que estas empanao!

-¿Cómo que empanao? Pregunto totalmente indignado akira al escucharle. -Muy bonito, te parecerá bonito decirme eso sin haberme cogido ni una copa. Pero claro... tratándose de ti desde luego me lo llego a imaginar, para que vamos a mentir. Soltó de golpe en un momento que cogió desprevenido a Kentaro y lo cogió el brazo, doblándoselo hacia atrás mientras intentaba quitarle la copa de champan.

-¡Estúpido! ¡Suéltame o me mancharas por tu culpa!

Mientras escuchaba los gritos desesperados de Kentaro para que Akira lo soltase me fui caminando hacia Yoru y me coloqué a su lado, acto seguido miré a mi alrededor mientras comenzaba a beber de mi copa a sorbos, ya que sinceramente el champan no eran de mis bebidas favoritas.-Siento este espectáculo que se a montado y gracias por intentar solucionarlo con aquellas palabras. No esperaba que tuvieras tanta labia para este tipo de situaciones, ya que ni quiera soy capaz de entender a mi propia manager.

-Pero parece que tú si.
Dije al darle otro sorbo a mi copa y comenzar a andar los primeros pasos por la sala.-Voy a ver que hay en la fiesta... ¿Quieres acompañarme? A lo mejor hay otra clase de bebida, por la verdad es que como el Champán no es de mis bebidas favoritas. Prefiero algo más fuerte en realidad. Con aquella aclaración la verdad es que esperaba que cogiera mi indirecta, si no acabaría marchándome sin importa quien me acompañara.
avatar
Amano Haruka

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Yoru Blackwood el Miér Nov 10, 2010 1:51 am

Cuando una persona trata de pasar desapercibida entre un montón de personas brillantes es como si encendiera un foco y dijera “yo no debería estar aquí”, no es la mejor opción claramente si se quiere pasar un momento tranquilo. Además estar en ese lugar era algo que ponía en juego varias cosas, como pasar un buen momento con Haru, después de todo no quería desperdiciarlo.

La mirada de desconfianza de la manager era tan intensa que le sorprendió que esta asintiera a su disculpa, pero claro, las palabras de Yoru no le habían dejado muchas opciones, aunque esa no hubiera sido su intención. Notaba que no le gustaba mucho que estuviera cerca de Haru o eso al menos era lo que le parecía, aunque claro en esos momentos se estaba descargando con el cantante de manera menos llamativa. Pero claro no entendía a aquella mujer ya que luego de haber llamado tanto la atención se mostraba tan… digna por decirlo de alguna manera, definitivamente no la entendía.

La mujer se fue llevándose ese ambiente tenso con ella, pero fue reemplazado por un estallido de espontaneidad y relajación que no hubiera esperado. Él no se lo hubiera esperado porque aquellos chicos no lo conocían y simplemente estaban dejándose llevar de manera que incluso parecía que lo trataban como si lo conocieran de antes, así que la mirada de curiosidad del licántropo fue bastante notable. Se alejo un poco cuando empezaron a jugar, porque eso era un juego no una pelea, por la copa de champagne. Fue entonces cuando Haru le hablo.

- Descuida he crecido rodeado de dos mujeres de un carácter que ni te imaginas – le dijo con una sonrisa en los labios y era que cuando su madre o su hermana se enfadaban era mejor solucionar las cosas rápido porque sino las consecuencias eran terribles – Así que la técnica es reconocer lo que la pueda haber molestado, las hace sentir entendidas – lo sabía sonaba amente criminal, pero es que no soportaba los gritos… - fue entonces que él mayor cambio de tema por algo más agradable de manera que podían salir de ese pequeño entuerto entre los dos muchachos de manera más disimulada.

Vamos entonces, que yo ya me he acabado mi copa –mencionó señalando al vacío cristal que tenía en su mano, de hecho le había dado de baja increíblemente rápido, pero era un lobo no tenía porque preocuparse de emborracharse ya que su cuerpo quemaba el alcohol de manera asombrosa. – una cosa más antes de que nos divirtamos… deberías decirle a tu manager parte de la verdad, que somos amigos porque algunos familiares lejanos estaban relacionados – se podía decir eso si pertenecían a manadas diferentes – y no sé…creo que el hecho de que sea estudiante de publicidad quizás la calme –dijo amigablemente, aunque claro que lo que sentía por ese hombre era mucho más fuerte que simple amistad, entonces cayo en cuenta de un punto importante – te había contado eso, ¿no? – lo miró un instante y estuvo seguro de que no lo había hecho.

De pronto se sintió como un tonto adolescente enam… ajem… en ese momento veía que conocían muy poco el uno de otro. Era un tanto extraño que las cosas fueran de ese modo después de todo conocía un gran secreto de aquel hombre, pero claro no era como si se lo hubieran confiado, el mayor no había tenido mayor opción en si. Sentía que estaba dándole demasiadas vueltas a las cosas del mismo modo que había hecho esas semanas donde no había tenido oportunidad de hablar con el cantante, pero debía tomar la oportunidad que tenía de manera prudente.

- No sé cuéntame un poco como te ha ido en la gira –comenzó a decir encogiéndose de hombros, no era una pregunta tan fuera de lo normal a primera vista – no sé me refiero a esos pequeños detalles de la vida que a veces… – el joven licano se refería a aquellos que a veces hacían sentir cerca de las personas,que no son tan profesionales, siguió con una mirada sincera – yo te puedo contar como he pasado estas semanas enterrado entre libros y revistas, causado todo por un inminente acercamiento a la titulación. – rió ligeramente y con algo de pesar, realmente había sido algo estresante.

Acababa de comentar aquello cuando vio de soslayo a un par de chicas que se acercaban en dirección a los licántropos. Tratando de ser disimulado dio vuelta en una esquina lo que provocó un rodeo para llegar a la barra libre, seguían estando solos entre mucha gente. A los pocos momentos el barman se giró hacia ellos fijando sus pupilas en aquel par tan curioso.

- Un Wiskey doble – pidió de manera aventurera el joven, después de todo Yoru no era de los que bebieran ese tipo de fuertes bebidas, pero sabía que no le iba a ser problema, tenía una resistencia genética como en todos los ámbitos de su fisiología. De algún modo aquella actitud era como si quisiera demostrar que no era tan crio como estaba sintiendo al estar en medio de toda esa gente, cosa que era estúpida claramente, ya que no tenía porque demostrar nada lo importante era aprovechar ese momento que no sabía si se iba a repetir en el futuro- Deberíamos brindar,¿no?
avatar
Yoru Blackwood

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Amano Haruka el Dom Nov 14, 2010 2:44 am

Las apariencias algunas veces engañan ya que no se puede adivinar los pensamientos de todo el mundo. Si fuera todo lo contrario sería un verdadero desastre, imaginaros por un instante que podría llegar a pasar si fuéramos capaces de leer el pensamiento de los demás aunque fuera solo por un solo instante. Todo sería un verdadero caos.

Spoiler:

Mirando aun de reojo a Erika como se marchaba del lugar escuché de fondo las palabras del otro licántropo, mientras dejaba bastante claro que estaba muy acostumbrado a ese tipo de carácter. Algo que me pareció extraño, por qué cuando llegué a conocer a aquellas dos damas no me lo parecieron en absoluto. Sin embargo, las apariencias algunas veces engañan y pueden darte una idea bastante equivocada de como realmente puede ser alguien. Girando mi rostro nuevamente hacia el asentí levemente, pareciéndome buena idea el intentar tener una clase de tregua en algún momento de la fiesta. Solo que para eso tendría que vérmelas con ella y su impresionante charla que me esperaba.

-Debería aprender de ti... intentar comprendedlas y entenderlas, pero es imposible algunas veces. Intenté explicarle mientras observaba ahora a los otros dos, a Kentaro y Akira, quienes no paraban quietos ni un segundo cuando se escabullían de el radio de su manager. -No hay quien entiendan a las mujeres te lo aseguro. No sé si es por que no tengo hermanas y a lo mejor, por eso en tu caso te haya ayudado a entenderla.

Observando el vació de su copa sonreí a su gesto, dándome inmediatamente cuenta de que me acompañaría en cualquier circunstancia. Era bastante relajante saber que podría tener una buena conversación en esta clase de fiestas, que incluso no me aburriría con él al sentirme por así decirlo, entre amigos y compañeros.-¿Ya te lo bebiste? Señalé con una mirada de sorpresa su copa mientras arqueaba una de mis cejas. Acto seguido cogí su copa y la coloqué encima de una de las bandejas vacías que llevaba uno de los camareros. -Gracias...

-Por eso no te preocupes, claro que le contaré de que nos conocemos y como nos hemos vuelto a encontrar. Por lo demás lo dejaré pasar ya que una parte de la verdadera historia no le incumbe. No querría que le diera un infarto y mucho menos en este momento.
Intenté no reírme de ese comentario ya que sonaba de por si cruel. Dándome cuenta de que realmente no sabia que estaba estudiando, aunque había que admitir que imagine que algo si que estaba haciendo por que los chicos de hoy en día todos estudiaban alguna carrera que en el futuro le serviría para encontrar algún trabajo. -Sinceramente no sabía que estudiaras publicidad, pero me imagine que alguna carrera estabas haciendo o algo me comentaste anteriormente. ¿En que curso estas? ¿O éste es el ultimo? Pregunté mientras notaba como me dirigía una rápida mirada y se mantenía callado, en un estado pensativo en aquel momento. De pronto saltó con algo similar a lo que estábamos hablando, solo que este caso era sobre mi vida y como había pasado la gira.

Spoiler:

El principio la verdad es que bien, normal dentro de lo que cabe que se considerara especial en cuanto a la gira se refería. Algún que otro problema, pero nada que no se pudiera arreglar con algo de cabeza y los conocimientos y gritos de Erika. No obstante, lo que siempre me había sucedido dentro de mi vida privaba no había habido forma sobre humana de arreglarlo debido a tanto estrés. En un principio me preocupes muchísimo al haber descubierto una noche, después de haber cantado en unos de los mejores conciertos que hasta la fecha consideraba de los mejores, comprobé por mi mismo y quien era mi “actual” pareja que no habido forma de que aquello funcionara.-La verdad es que media hora antes de que empezáramos el concierto, por unos instantes, pensé que no lo íbamos a poder a celebrar por que todo nos estaba saliendo como el mismísimo culo. Las luces no iban, los instrumentos no habían llegado todavía y dentro de grupo había habido más de una riña debido a todo lo que estaba pasando y todo el estrés que estábamos sufriendo en ese momento.

-Pero por suerte y con la ayuda de Erika todo se pudo solucionar mucho antes de que empezara el concierto. Por lo demás bien, hemos dado una vuelta por los alrededores de el mismo Tokio y hasta fuimos a un templo a rezar para que todo saliera de acuerdo a nuestros planes.
Normalmente solía ir solo a otra clase de lugares, pero con el empeño de Erika y de Akira por ir a un templo, al final decidimos ir. El resto de mi tiempo libre había sido ensayar y hacer acto de presencia en algunos eventos con la compañía de mi manager. Cualquiera la aguantaba si le decía que al final iba a ir con otra persona que no fuera ella. -Por lo demás lo cierto es que no hecho mucho más. No eh conocido a nadie interesante que me llame la atención y tampoco pude salir mucho por que eh estado preparado la presentación de el concierto que has presenciado. Arqueando una de mis cejas lo observé con mucho interés, debido a que siempre había admirado esa parte de las personas que se dedicaba con tanto empeño a su carrera hasta que la terminaban. -¿Estás próximo a la titulación? Me alegro mucho de ello... en serio. Sonreí felicitándole por aquel progreso que pronto terminaría y le harían hacer las practicas en alguna empresa de publicidad, como lo hacia el resto de el mundo.

Poniéndole la mano en la cabeza moví sus cabellos ligeramente y luego seguí con aquella felicitación.-A eso se le llama una persona responsable y estoy muy orgulloso de ti en ese sentido. No todo el mundo termina la carrera con tanto empeño y esmero como lo estas haciendo. Ojala que tuviera la mitad de tu determinación y energías para hacer las cosas... Casi con la palabra en la boca me percaté de la presencia de aquellas dos muchachas que venían a nuestra dirección, y como Yoru -disimuladamente- giraba la esquina para ir directos hacia la barra donde detrás de ésta se nos quedo mirando un camarero que esperaba expectante a ver que era lo que íbamos a tomar esa noche. Escuchando la opción por la que se había decido al final el otro licántropo acabe por pedirme algo similar a lo suyo, solo que en mi caso prefería otra cosa.-Un vodka con granadina, por favor...

-De acuerdo señores, ahora mismo se los preparo señores. Mientras esperaba a que los preparaba me giré sobre mi mismo y observé que volvía a venir a la carga aquellas dos muchachas. Ahora no había escapatoria al encontrarse a varios metros de distancia de nuestro lado.-¿Haruka Amano? ¿Es usted? Preguntó la muchacha mientras se acercaba con la otra a su lado, quien se quedo mirando fijamente a Yoru al estar al lado de el cantante. La canción volvió a cambiar nuevamente a otra mucho más actual y por ello mucho más conocida, en este caso le tocaba al turno de Mirotic de otro grupo mundialmente conocido: DBSK.

Spoiler:

En cuanto la música empezó a sonar todo el mundo en mitad de la pista se empezó a apartar, debido a que estaba ocurriendo algo allí. ¿Alguna pelea quizás o algún evento de estos que organiza los que llevaban todo aquel cotarro?
-Disculpen señores... su bebidas... Dijo el muchacho mientras dejaba mi bebida encima de la barra junta la que ya estaba prepara para el otro licántropo. Cogiendo mi copa me alejé de la barra, no antes de disculparme con aquella dos muchachas que se quedaron embobadas mirando como desaparecía entre medio de la multitud. Si no recordaba mal y según me había contado Erika, planeaban alguna clase de Show para esa misma noche aparte de el concierto que habíamos dado una hora antes. Sin embargo, no me había querido decir que planeaban hacer por que según ella decía era “Una sorpresa”.

Acercándome a un radio aproximado para ver que estaba sucediendo, mis propios ojos se abrieron de par en par debido a que no era capaz de créeme lo que estaba sucediendo. En medio de la pista se encontraban bailando Akira y Kentaro, aparte de tres bailarines más que parecía que estaban contratados para este tipo de Show. Comenzando a apartar a la gente me acerqué hasta donde se encontraban ellos, quienes me invitaron abiertamente a que me uniera a ellos con un simple gesto de sus miradas.

-¿Te atreves?

Le pregunté a Yoru justamente en el momento en que le daba la copa a una de las camareras que se encontraban mirando el espectáculo y me colocaba delante de ellos, empezando a hacerlos exactamente los mismos movimientos que estaban haciendo aquellos dos ejemplares. Por lo visto esa coreografía la tenían ensayada para otro fin, pero por lo visto al final lo estaban haciendo en esta fiesta.

¿Acaso Erika lo sabía desde el principio? ¿Estaría de acuerdo con todo esto?

Al final no se puso brindar y mucho menos seguir con aquella conversación, pero eso no quitaba que quedaba aun mucha noche para retomarla allí o en cualquier otro lugar.
avatar
Amano Haruka

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Yoru Blackwood el Miér Nov 17, 2010 1:56 am

Algunasveces deseamos hacer locuras por distintas clases de motivos, pero a veceshacer algo inocuo que antes no te abrías atrevido no es tan mala idea comopuede parecer. Arriesgarse siempre era emocionante y poseía cierto atractivo,así como también provocaba una irrefrenable sensación de vértigo que debía serdesafiada, quizás ese punto era el importante al hacer una locura o tomar unriego, el vértigo o la adrenalina que esto genera.

Sonrióclaramente divertido por las palabras del cantante, claro que lo entendía bien,él mismo no podía decir que comprendiera a las mujeres. Ese era un reto que nopodía llegar a completar, al menos no todo el tiempo. – Son criaturas misteriosas, por eso hay que buscar estrategias parapoder tratarlas… cree me son años y años de experiencia dijo conligero tono de broma así como de orgullo, pero en el fondo lo decía muy enserio.

Luego deescuchar la pequeña nota acusadora-sorpresa del mayor al ver que había acabadocon el contenido de su copa, así que simplemente se encogió de hombros con ungesto casi indiferente, como si no fuera la gran cosa. Así simplemente dejo queel otro lobo dejara la copa donde correspondía. Siguió caminando cuando escuchólas frases de aquel hombre, aquello tuvo efecto inmediato. Tuvo que controlarsepara no mirar acusador a Haru, pero por sus palabras había tenido algunosrecuerdos… bastante intensos por decir de alguna manera. Los detalles másíntimos eran bastante… sensuales como para traerlos a acotación en esosmomentos, por lo cual un sonrojo ligero se hizo presente pero se fuedifuminando hasta desaparecer.

- Pues si, en ultimo año como adivinaste – dijotratando de seguir la conversación y que su minuto de vergüenza pasara. No significabaque rechazara lo que había sucedido en las aguas termales… era sólo que aquellohabía aparecido como tema en varios “sueños interesantes”, lo cual le habíasentir un poco incómodo al recordar algunos detalles de esas madrugadas – Esa siendo algo complejo llevar todo, las clases, latesis y “los deberes extra” – dijo haciendo una inocente alusión a susdeberes como licántropo, debía cazar a las malditas sanguijuelas, era un deberque nunca podía rechazar, más importante incluso que sus estudios, aunque si lehubieran dado a escoger quizás no habría tomado ese camino, aunque en esosmomentos había algo, o más bien alguien que le hacía dudar de aquello.

Cuandoel mayor siguió hablando de los momentos de su gira y lo que habían tenido quepasar ese mismo día, logró que Yoruentendiera cual era el papel de la manager, era quien solucionaba aquellosproblemas por el grupo, cosa que no dejaba de ser importante. De todas manerasno era su intención entrometerse más allá en los aspectos laborales de Haru, sinoque simplemente quería saber de su vida, para poder sentirse algo más participey no como un mero conocido… allí empezaban sus problemas nuevamente.

- Entonces debió ser angustiante para ustedes –murmuro con comprensión – menos mal todo salió bienal final.

CuandoHaru mencionó aquello de no haber conocido a alguien interesante por esasfechas, por una parte algo de alivio pero también molestia. Eso era bastantetonto de su parte y lo sabía pero mejor dejaba pasar esa emoción ya que en esosmomentos comenzó a ser halagado de esa particular manera, le agradaba sentiresa sonrisa dirigida a él, pero negó frente a cierta parte de la frase.

- Pues yo creo quetambién hay que ser persistente y constante para llegar donde estas – señalóaquel hecho que para el más joven era bastante obvio, que suponía no debía sertan fácil - ¿o te referías a algo más cuando diceseso de “determinación y energías”? – inquirió divertido mientrasllegaban a la barra, pero para su mala suerte no había despistado al par dechicas como había deseado, aquellos lugares con tanta gente y tantos olores enel aire lo confundían.

Peroluego de recibir su vaso siguió al cantante entre la gente, llegó hasta el lugar donde se habíaapartado la gente, agradeciendo internamente el alejarse de aquel par dechicas, era algo incómodo y extraño, sabía bien que lo iban a mirar raro si seencontraba cerca de Haru. Claro que el punto era que no había podido descifrarbien la mirada de aquellas chicas cuando lo vieron, había creído que desistiríansi se alejaban, pedro no lo habían hecho, de todos modos alcanzó a agradecer albarman por su bebida. Miró a su alrededor y vio a los compañeros de la bandadel licántropo mayor y sólo unos segundos después el ofrecimiento que este lehacía.

El jovenno podría negar que le avergonzaba la simple idea de ponerse a bailar en frentede todas esas personas, pero era la oportunidad perfecta para perder a esaschicas y… pues si se quedaba a parte quizás no era la mejor opción. De un solotrago bebió el contenido de su vaso para darse valor, sintiendo brevemente unleve ardor recorrer su garganta, después de todo necesitaba valor para lo queestaba a punto de hacer y quizás luego podría alegar demencia o algo por elestilo, dejo el vaso a un lado, de hecho se lo entregó a la misma chica a laque le había pasado su vaso Haru y lo siguió hasta ese espacio libre para tomarel lugar de uno de los bailarines.

Escuchabaaquella música que llenaba sus sentidos y lo guiaría en esos momentos, conocíala canción y la manera en que se bailaba, de hecho conocía como iban los pasosque hacía el cantante coreano que supuestamente representaría. Habían ocupadoel video clip de ese tema para uno de los trabajos que había tenido quepresentar así que lo había visto en tantas ocasiones que recordaba cada pasoque debía dar. En un principio se sintió algo forzado tratando de que aquellopareciera natural y no se sintiera tan ridículo, pero a los pocos segundos fueganando confianza, cada movimiento de sus brazos, sus caderas o sus piernasestaba bien ejecutado, así se dejó llevar para disfrutar de un instanteagradable donde nadie sabía quien era y de alguna manera era libre.

Lospasos hacia atrás y los costados, cada movimiento fluía de manera que no podíadejar de sentirse extasiado, a pensar había echado un vistazo fugaz a los otrosque bailaban esa coreografía, simplemente se dedicó a disfrutar de esemomento., murmuraba la canción para sí, sin perder detalle, sabiendo cualeseran los pass que realizaba el chico que hacía de voz central en DBSK.

- …Under My Skin… - susurraron sus labios consensualidad, dando fin a aquella coreografía. El joven se había sumergido tanintensamente en lo que sentía mientras bailaba que no se había percatado de quehabían llamado tanto la atención, pero unos fuertes aplausos lo sacaron deaquel embrujo llevándolo a una realidad un tanto surrealista.

Se girópara mirar sonriente a Haru, quería decirle cuan divertido había sido, pero unbrusco suceso lo interrumpió. Una chica lo había tomado de la mano y en esepreciso instante una nueva canción comenzó a sonar. Fue jalado contra suvoluntad... bueno en realidad se limitó a mirar a aquella mujer bastantesorprendido pero se dejo apartar del grupo unos cuantos pasos, claro que no sinantes mirar al cantante con una expresión de disculpa que casi parecía unapedida de ayuda.


Spoiler:


De todasformas comenzó a bailar junto a aquella mujer que le coqueteaba más de lo quehubiera esperado, el hecho fue que en un principio no respondió más que con unmovimiento sutil, algo “inhibido” por la audacia de aquella chica. Al girar unpoco trató de buscar al otro licántropo con la mirada, no le hacía ningunagracia perderse allí. En el recorrido de sus ojos se encontró por un breveinstante con la mirada furiosa de unsujeto al que no conocía, y todo cobró sentido.

- Quieres darle celos a ese sujeto de la derecha –dijo Yoru cerca del oído de la mujer, ésta le devolvió una mirada que mezclaba la culpa y elrecelo – si es sólo provocar celos te puedo ayudar.

Suspalabras surtieron efecto y aquella mujer se relajó. En un principio la maneraen que el joven bailaba no fue bastante bueno, notaba falta de sensualidad,pero era que le faltaba inspiración. Encontró a Haru con su mirada, aunque nodistinguía que estaba haciendo.

- Quisiera bailar contigo – susurró de manera que elsonido de la música apagó su voz, aunque quizás el mayor fuera capaz de oírlopor sus dones de licántropo.

Esemomento fue preciso, sus movimientos se volvieron más fluidos y atrevidos, laidea de bailar con el mayor había despertado su sensualidad. Cada movimientoparecía hacer que envolviera a su acompañante de danza en un ritual hermoso ysofisticado, sin siquiera tocar la piel ajena. Pero su mirada y su sonrisa ensus tersos labios era una invitación que no dejaba de ser tentadora. Los últimosacordes del tema sonaron y Yoru se inclinó a hablare a aquella mujer al oído.

- Buena suerte – le deseo luego de ver la mirada amenazadora del acompañante de aquellachica, le parecía divertido.
avatar
Yoru Blackwood

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Amano Haruka el Vie Nov 19, 2010 1:54 am

¿Se puede creer en el amor cómo cuenta las leyendas? ¿Realmente existe esa clase de satisfacción que te hace estar en las nubes? ¿O sólo son vistos en los libros y películas, cuando éstos se hacen medianamente famosos?

El comprender o no a una mujer cuenta con una faceta importante e incomprensible, puesto somos como dos polos opuestos que nos atraemos o nos repelemos. Si comparáramos la mentalidad de un hombre con el de una mujer, podría decirse que la parte femenina nos saca mucha ventaja al ver la solución de las cosas que normalmente, los hombres, no somos capaces de ver.

El siguiente tema de conversación paso casi inadvertido, pasando seguidamente al de su carrera y como, sin saber como, había sido capaz de saber que se encontraba en el ultimo curso de la universidad. La edad con exactitud de aquel joven la verdad es que no me la sabía, pero viendo sus rasgos y lo avispado que veía en algunas situaciones, me imagine que estaría en su ultimo curso, si no eran así, poco le faltaría para terminarla.-¿Intuición de lobo? Medio bromee aun con aquella sonrisa en mi rostro y continué, siguiendo con el verdadero tema de conversación.-La verdad es que me lo imagine por la edad que tienes y si no has repetido nunca, cosa que me imagino que no, pues no era muy difícil de calcular.

-Bueno, por decirlo de alguna manera todos tenemos que sacrificar algo para conseguir otra cosa a cambio. Por ejemplo, en mi caso se trata de las amistades y saber con quien me rodeo, como también intentar organizar mi tiempo con el grupo, los composiciones o la fiestas... todo tiene un precio. No me queda para mucho más aunque lo desee. En cambio, en tu caso se trata de estudiar, la tesis y los deberes extras como lo llamas... pero a base de todo eso, en el fondo estás consiguiendo algo que sera vital para tu futuro. Te volverás un hombre de negocios mucho antes de que te des cuenta.
Quien sabía si en un futuro tendría que acudir a él para la publicidad de futuros álbumes míos y de mi banda, cosa que me agradaría considerablemente y a lo que seguramente -como si lo estuviese viendo ya por un pequeño espejo de cristal- Erika se opondría objetando que Yoru no tenía la suficiente experiencia en ese terreno. ¿Pero acaso no todos merecemos una primera oportunidad para todo?

-Si, menos mal que todo se soluciono al final. Aunque habría que decirte sinceramente que no desearía volver a tener esa clase de problemas, por que me estaba poniendo de los nervios. El siguiente dialogo fue llevándose bastante bien, Yoru dando parte de su punto de vista y como, sin entenderlo por que no podría imaginarse nunca como me sentía a veces, era capaz de ver ese esfuerzo que hacia a diario. Lo cierto era que era bastante gratificante el saber que alguien como él no solo veía lo bueno de este mundo, lo que solamente se puede ver cuando se es invitado a una fiesta o gala benéfica. Girándome hacia él lo miré sin entenderlo. ¿Determinación y energías? Por el tono de su voz me pareció ver en el unas segundas intenciones. No obstante, también podría ser que me estuviese imaginando.-Me refiero a que le pones mucho empeño a todo y eso es raro de ver en alguien de tu edad, ya que la mayoría de los chavales jóvenes ya están cansados de todo. No aprecian absolutamente nada y mucho menos ponen toda su fuerza de voluntad en lo que están haciendo o tienen que hacer, aunque sea una obligación que no guste. Ese era mi propio punto de vista y lo que creía, aunque siempre me podía equivocar. Quien sabe.

Cuando iba por el cuarto minuto bailado y siguiendo el paso de los demás, que pronto se pusieron al mio para ir al compás y continuar con el baile, Yoru se agrego. Intentando seguir cada paso de los bailarines y los nuestros, rápidamente fue cogiendo el ritmo, moviéndose exactamente igual a la coreografía. Solo que dándole un toque intimo y sensual, como el mismo era capaz de darle. ¿por qué lo sé? mis propios ojos lo buscaban en cada oportunidad que tenia al girarme hacia su dirección o cuando debía mover mi cabeza hacia aquel lado sin que pareciera el movimiento forzado y desmarcado de ese tiempo que era vital para un bailarín.

los siguientes acontecimientos que siguieron después de aquella demostración fueron sorprendente, si no decir desconcertantes. casi sin esperármelo cogieron a Yoru por el brazo, obligándolo por decirlo de alguna manera a ir a la pista de baile. aquel hueco que se había formado minutos antes y que nos había permitido bailar había desaparecido, volviéndose en aquel instante una masa uniforme que no paraba de moverse. Eran toda la gente moviendo su cuerpo, bailando al compás de la música mientras ésta marcaba los pasos. En un principio no presté demasiada atención, aunque tenía y debía admitir que me estaba jodiendo horrores ver como aquella muchacha de cabellos oscuros no paraba de contorneándose a Yoru. Como comenzaba a acercándosele de una forma sensual mientras que éste, sin entender como, iniciaba una clase de movimientos muy atrevidos hacia la dirección de aquella muchacha. ¿Qué demonios estaba sucediendo?

Girándome sobre mis propios talones me aleje de la pista, perdiendo toda la pista que pudiera tener de Yoru en ese momento. A los pocos pasos llegué hasta el que ponía la música en el local y le comenté algo al oído mientras le entregaba algo en la mano. Éste seguidamente asintió y continuó con su propio labor como debería hacerse. Volviendo por el mismo camino que había echo volví a la pista donde parecía que el otro licántropo empezaba a despedirse, alejándose de allí para recibirme en un encuentro en un extremo de la pista. -¿Podríamos hablar? El tono de mi voz sonó áspero y severo, mientras que en mi rostro se dibujaba una sonrisa forzada debido a aquella situación.

Pasando por su lado comencé a esquivar a la gente que se encontraba alrededor, alejándonos de la pista de baile y todo el resto de personas que estaban tomando copas por ahí cerca. En el camino me encontré con la mirada de Kentaro como también la de Erika, quien se me quedo mirando fijamente en el momento que desaparecí de su vista por culpa de un muro. Pasando a continuación por un pasillo seguí mis propias pisadas al ritmo de la música mientras miraba de vez en cuando a ver si Yoru me seguía de cerca. Éste me acompañaba. Travesé un enorme vidriera y salimos hasta un hermoso jardín. Aunque éste no era muy grande, solamente mediría unos cuantos metros metros cuadrados y en el centro se encontraba una plataforma de madera con unos sillones estratégicamente colocados en su interior.

En cuanto llegué la la plataforma de madera me giré hacia él y continué mirándole seriamente. -Espero que te divirtieras mucho con esa chica, por que un poco más y te salta encima. Si no decir lo contrario. Dije mientras me cruzaba de brazos y clavaba mi fría mirada en aquellos ojos castaños.Joder... cuanto va a tardar....

-¿Qué te parece este lugar?
Pregunté intentando cambiar de tema mientras levantaba mi barbilla y hacia un rápido rastreo a aquel lugar. Había llegado a ver fotos de ese sitio, pero nunca me llegué a imaginar que sería tan hermoso de noche, con todas sus luces encendidas y dándole el propio reflejo de la luna. Caminando hacia la pequeña mesita que se encontraba situada a un lado y que tenia bebida encima, comencé a preparar otro whisky solo para Yoru. -¿Quieres lo mismo que bebiste antes? Le consulté sin mirarle en aquel momento, me encontraba bastante concentrado en lo que estaba haciendo ya que no deseaba pifiarla. Luego me prepararía algo para mi con más calma. A lo pocos minutos lo tenia listo y preparado para dárselo, cosa que hice al girarme y entregárselo en la mano.

Spoiler:

Después de varios minutos y haberme preparado algo, comenzó a tocar una nueva canción que hizo que parase inmediatamente y acabase dándome la vuelta mirándole con una expresión confusa. -¿Aun sigue en pie lo de querer bailar conmigo? Si por casualidad creía que no me había llegado a enterar de ese comentario estaba totalmente equivocado. Gracias a mis dones como licántropo había sido capaz de enterarme de todo, hasta parte de aquella conversación que había tenido con aquella mujer para darle celos a la pareja de ésta.

Comenzando a susurrar una suave letra con mis labios me fui acercando, poco a poco, comiéndole terreno mientras mi propia mirada expresaba una cosa totalmente diferente a la que le había dirigido un minuto antes. Pero tenía que aparentar para que no llegara a sospechar de mi jugada y lo que tenía planeado.

-nobita kage wo hodou ni narabe 
yuuyami no naka wo kimi to aruiteru 
te wo tsunaide itsumademo zutto 
soba ni ireta nara nakechau kurai

kaze ga tsumetaku natte fuyu no nioi ga shita 
sorosoro kono machi ni kimi to chikadzukeru kisetsu ga kuru...


Cogiéndole la copa de la mano la deje apoyada en una pequeña mesa que se encontraba situada a nuestra izquierda y volví a centrar toda mi atención en aquel joven, para cogerle delicadamente su mano derecha mientras que con mi propia derecha agarraba su cintura y lo acercaba, iniciando un ligero balanceo con todo mi cuerpo mientras tarareaban aquella desconocida canción. Sin entender como las palabras salían con fluidez de mis labios, el propio sonido que era capaz de construir mi garganta era muy similar a la melodía que se estaba escuchando y la que seguramente a todo el mundo le sorprendería. Especialmente a Erika y a los miembros del grupo, pues ninguno de ellos tenia la remota existencia de que existiera. Solo que en este caso el tono de mi voz sonaba bajo, aunque sensual. Tan solo deseaba que se enterara de aquellas notas aquel licántropo y solamente el, por lo que acerque mi rostro al suyo al mismo tiempo que bailábamos y le susurraba en el oído.

-kotoshi, saisho no yuki no hana wo 
futari yorisotte 
nagamete iru kono toki ni 
shiawase ga afuredasu

amae toka yowasa ja nai 
tada, kimi wo ai shiteru kokoro kara sou omotta

kimi ga iru to donna koto demo 
norikireru you na kimochi ni natteru 
konna hibi ga itsumademo kitto 
tsudzuiteku koto wo inotte iru yo

kaze ga mado wo yurashita yoru wa yuriokoshite 
donna kanashii koto mo 
boku ga egao e to kaete ageru

maiochite kita yuki no hana ga 
mado no soto zutto 
furiyamu koto wo shirazu ni 
bokura no machi wo someru 
dareka no tame ni nanika wo shitai to omoeru no ga 
ai to iu koto wo shitta

moshi, kimi wo shinatta to shita nara 
hoshi ni natte kimi wo terasu darou 
egao mo namida ni nureteru yoru mo 
itsumo itsu demo soba ni iru yo

* repeat
amae toka yowasa ja nai tada, kimi to zutto 
kono mama issho ni itai sunao ni sou omoeru 
kono machi ni furitsumotteku masshiro na yuki no hana 
futari no mune ni sotto omoide wo egaku yo 
kore kara mo kimi to zutto...

avatar
Amano Haruka

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Yoru Blackwood el Jue Ene 20, 2011 11:32 pm

Hay cosas que hacen que cada uno se llene de inseguridad, pero quizás no sea del modo en lo que creemos ver. Cuando una sorpresa debe ser bien hecha el factor del desconcierto es ineludiblemente atraído. Sentir que las cosas son extrañas y que todo esta de cabeza, es un buen comienzo.

Miró a Haru con un asentimiento su lógica era bastante buena, pues de hecho tenía razón, nunca había repetido un curso y por ello se encontraba por terminar la carrera. Recordarlo le hacía sentir que todo el esfuerzo valía la pena, que en esa área era como cualquier otro joven y eso era un agrado… sentirse normal. Las palabras del mayor contenían mucha verdad, el sacrificar era parte de la idea de ganar algo para el futuro.

- Pues creo que si resumimos ambos sacrificamos tiempo, es un bien escaso ¿no? – Mencionó dándole una ligera sonrisa – aunque claro debe ser más complicado en tu caso ya que muchos tratan de sobrepasar los limites que impones… eso es algo molesto, creo. – no le gustaba esa idea, tendría que cuidar aún más aquel secreto y sería demasiado estresante – Además no es como te imaginas, no quiero ser el hombre de negocios típico de maletín y corbata, yo quiero crear proyectos que queden en la memoria de las personas, espero que resulten y sean reconocidos, incluso participar en los festivales de publicidad internacionales.

Los halagos de Haru eran gratificantes aunque de algún modo se sentía un poco… ¿Cómo decirlo? Era un poco incómodo, no lo veía como algo tan destacable como lo mostraba el mayor, aunque por la explicación que dio pudo ser conciente de cual era su punto. Simplemente era algo que no veía tan… tan grande.

- Saber apreciar lo que se tiene o lo que se puede conseguir por lo general es diferente para cada uno – mencionó con una fina sonrisa pero su mirada era bastante más seria, lo que le otorgaba un aspecto más maduro.

Luego de aquello y el traspié con esas chicas habían realizado aquel baile que dejo al más joven de los licanos con el ánimo exaltado. Por ello cuando fue arrastrado por aquella chica no encontró el modo de zafarse, en un principio no se había dado cuenta de los planes de ella. De hecho lo había entendido cuando vio que aquel tipo los mirara como si quisiera estrangularlo, por ello dedujo que lo más posible era que aquella chica fuera su novia o algo así y por eso pareciera que lo quería golpear. Además cuando mencionó a la joven que la había descubierto, ésta parecía aliviada.

Después de un rato bailando la música comenzó a cambiar por lo que su labor ya estaba hecha. Cuando se acercó a Haru-san, notó que había algo extraño. Algo en su expresión lo desconcertaba más aún el tono de voz que había ocupado el cantante. ¿Podía ser? ¿Podía ser que Haru-san estuviera molesto? Eso parecía, pero dejaba una gran pregunta en el aire ¿Por qué? Lo único que había hecho había sido bailar con aquella mujer, bueno… claramente no había sido algo muy inocente, pero si fuera así… eso sonaría a celos ¿era realmente posible?

Estaba hecho un lio, es que esa idea le sonaba demasiado… pues demasiado buena. No había nada muy especificado entre ellos, pero él le había enviado la entrada ¿era por gratitud o podía tener un poco de esperanza?

Siguió el camino a la terraza en toda esa confusión. Al llegar a esa hermosa vista distinguió algo en el cantante que no pudo especificar, pero luego aparecieron esas palabras que le sonaban a reproche. Esa falta de certeza le estaba molestando o más bien incomodo, estaba por sonreír al pensar que el mayor, bueno que había algo más allí. Se quedó en silencio sin darle explicaciones deseaba disfrutar un poquito aquello, aunque Haru- san estuviera molesto.

Repentinamente y de manera extraña el licano cambió el tema de conversación, y simplemente se dedico a observar todo en silencio expectante. Asintió con la cabeza cuando el mayor le ofreció una nueva bebida. Tomó el primer sorbo mirando la bellísima vista del jardín y las luces nocturnas, de vez en cuando miraba al otro lobo de soslayo con la misma sensación de incertidumbre, era tanto lo que tenía que frenarse para no
tomarse aquel Wiskey de un solo trago, tanto nerviosismo.


La vista de la oscuridad con esas pequeñas luces y ese jardín solitario era una representación de lo que su alma sentía en esos momentos, la oscuridad de la incertidumbre, los retazos de esperanza y un lugar que parecía sacado del lugar al que se pertenecía, la brisa sopló ligeramente acariciando su piel y una nueva melodía algo melancólica fue escuchada desde la distancia.

En el borde de sus ojos noto que el cantante lo miraba, por lo que se giro a verlo de frente y se topo con esa mirada tan complicada. En ese momento si que no entendía nada, pero la pregunta que le fue hecha le hizo sonrojarse de manera importante. El joven se sentía avergonzado por una parte y por otra se encontraba algo enfadado, así como si se hubieran estado burlando de él, pero esa expresión que tenía el otro
licántropo lo disuadió.


Había permanecido quieto en su lugar sin moverse, escuchando y viendo al mayor que se le acercaba, esas palabras y música parecían mostrar algo de inseguridad y de anhelo, pero aún no podía pensar bien en que significaba. En esos momentos no sabía que hacer, así que simplemente se dejaba guiar, como cuando le fue quitado su vaso, y su mano fue tomada por la de aquel hombre. Sintiendo ese lento y suave balancear al cual se adecuo sin dificultad se sentía turbado pero demasiado feliz como para actuar de manera cuerda. De hecho en un rincón de su mente pensaba que no debía,
no podían…


La letra de aquella canción estaba carcomiéndole, le asustaba aquella idea que parecía tan… magnifica y hermosa. Aquellas emociones se dibujaban claramente en su rostro que veía el de Haru, que le brindaba tan bello regalo, aunque no supiera que esperar. Un escalofrío lo atravesó cuando el mayor se inclinó a cantarle en el oído, un cosquilleo lo atravesó y simplemente apoyó su frente en el hombro ajeno, sus manos apretaban por inseguridad y nerviosismo, pero sin detenerse en ese suave baile paso a paso.

Realmente le gustaba ese hombre, se sentía bien estando cerca suyo y quería al menos algo, aunque en cierto momento las cosas se habrían salido un poco de control. Pero no era simplemente algo físico, en realidad era una respuesta a algo más importante, a esa necesidad en su alma que lo tenía tan turbado. Su corazón latía mucho más rápido que de costumbre, el ardor en sus mejillas no cesaba y sentía que se estaba perdiendo a si mismo, era aterrador y no podía dejar de tener esa sonrisa trémula en sus labios al respirar el aroma que desprendía Haru.

Lentamente la música fue disminuyendo y la letra también acabo, como un hechizo llegó a su fin, ante lo cual el joven puso un par de pasos de distancia entre ambos, con la mirada aún en el piso. Trató de mirar al otro al rostro, pero no pudo mantener su mirada más que un par de segundo en un primer intento.

- No eres justo – le dijo al mirarlo nuevamente sentía que ese sonrojo era demasiado, su cara ardía como una bengala, así que se acercó a la mesita para tomarse su bebida abandonada de un solo trago - ¿por… por qué... fue eso? – dijo sonando menos seguro de lo que hubiera deseado en realidad. Estaba demasiado trastornado en ese momento como para hacer algo lógico o cuerdo, deseada salir corriendo de allí pero no quería terminar con ese bello momento. – arghh… debería morderte la garganta por hacer que me ponga así – dijo retrocediendo hasta uno de los sillones que así había, claro que luego de servirse un nuevo vaso de ese fuerte licor que había estado bebiendo. – Si haces ese tipo de cosas voy a empezar a creer que estas tratando de enamorarme – agregó antes de beberse su vaso de un solo golpe.
avatar
Yoru Blackwood

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Un concierto, un premio y una sorpresa. (Yoru)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

Terre Maudite :: Paises :: Asia :: Japón :: Tokyo

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.